Pinturas mentales

Somos el resultado de un pensamiento, fuimos creados a imagen y semejanza de Él. Solo imagina que somos luz estelar encerrada en una cárcel de carne, que fuimos emanados de la fuente de luz primordial, somos verbo hecho carne, tan solo un pensamiento encarnado; un pensamiento, solo eso. Nosotros poseemos esa misma cualidad, podemos crear con la mente. ¿No te ha pasado alguna vez? Eres creador, con el solo hecho de pensar, de convertir un pensamiento en palabra, en lenguaje. El habla es un pensamiento materializado a través de la razón, la escritura lo es de igual forma.

Un pensamiento que se encuentra y no se encuentra al mismo tiempo en el todo y la nada puede convertirse en hechos, tenemos ese poder primordial de la creación. Los alquimistas conocían este poder, ellos estaban conscientes de qué tan fuerte puede ser la mente humana, de cómo un pensamiento más un conjunto de palabras y símbolos podían transformar la realidad, también estaban conscientes de las propiedades de los elementos de la naturaleza, elementos creados a partir de lo mismo que nos ha originado.

El conocimiento del poder de la mente y de cómo ésta puede alterar la materia ha sido escondido, prohibido, privatizado y lo peor, tergiversado, para mantenernos en ignorancia y hacernos creer que somos incapaces de cambiar  la realidad. De que somos capaces de pintar con la mente de la misma forma en que fuimos creados, a partir de la mezcla de infinitos colores y sonidos. De la misma forma que a través de nosotros cruza la luz astral, nuestros pensamientos brillan y son capaces de modificar nuestro alrededor, somos pintores mentales.

Delirios

Delirios de una mente en busca de una cura
y lo peor es que la cura está más cerca de lo que parece,
solo que me hago el ciego y el sordo.

Pero el tiempo lo dirá,
la sincronía se siente cada vez más,
la sociedad lo siente,
las puertas que permiten el paso de la energía astral
se abren cada vez más.

 Cuando se deshagan las cadenas,
el equilibrio y la dualidad
impregnaran cada acto.

El flujo de la energía astral
se sincronizara,
los conductos se destaparan,
logrando así
la unión con el verdadero Yo,
y las propagandas mentales
se habrán esfumado.

Mi cabeza necesita romper las cadenas
que atan mi consciente y subconsciente
al plano materialista,
pero no solo lo necesita
sino que lo anhela con cada pensamiento,
ya sabe dónde están las llaves
de los candados invisibles
impuestos por las sirenas
del basto mar.

Prismas

wallhaven-154865

¿Pero qué rayos somos? ¿Acaso somos el producto de algo externo? ¿Acaso somos un holograma?

Ja! Eso parece, de alguna manera la energía cósmica cruza a través de nuestros conductos conocidos como chakras, que permiten el paso de la luz de las estrellas. Estos chakras actúan como algún tipo de prisma, y el resultado de esta mezcla de infinitos colores somos nosotros, un holograma tangible, pensante; sin importar que los conductos se hayan estancado a través del tiempo por algún motivo, para hacernos entender o recordar cómo se sienten algunas situaciones del presente.

Un holograma capaz de sentir, pero lo más importante, ¿será que es consciente de su capacidad para elegir, de entender la dualidad, de sentir el paso de luz con la que la fuente crea todo a su alrededor?